lunes, 13 de abril de 2009

Prepotencia y poca vergüenza



Hace falta muy poca vergüenza, o creerse los amos del cotarro y del cortijo, para colocar un anuncio del próximo acto político en la fachada del mismísimo Ayuntamiento, pegadito al cartel que avisa de que está PROHIBIDO FIJAR CARTELES.
El miembro del PSOE de Alcorcón que pegó este cartel o era muy necio (supuesto nada descartable) o era perfectamente consciente de que estaba contraviniendo el artículo 56 de la Ordenanza Municipal de Limpieza y Recogida de Residuos Sólidos Urbanos, tal y como se puede leer en la misma pared donde pegó su propaganda. En cualquier caso, aquí tenenos a Cascallana violando las leyes que Cascallana promulga. Es decir, Cascallana el pequeño dictador, convirtiéndose en Cascallana el pequeño infractor.
Lo dicho, que hace falta ser muy prepotente, o tener muy poca vergüenza, o las dos cosas.

1 comentario:

Pedro dijo...

Tú lo has dicho. Se piensan y sienten amos y señores de Alcorcón. Esa es su democracia.